Historia de Campeche – El máximo esplendor: El horizonte clásico (250 A. C.-1000 D. C.)

Hacia el siglo III de nuestra era, la sociedad maya de las tierras bajas inició un periodo de grandes realizaciones en todos los aspectos de la cultura, y alcanzó altos niveles de excelencia en arquitectura, cerámica, astronomía, etc. A esta época, que termina en el siglo X, se le conoce como Horizonte Clásico, y para su estudio se ha dividido en una fase tardía que se prolonga hasta 1000 d. C. Antes de hablar de la cultura clásica maya es necesario hacer algunos comentarios respecto a lo que debemos entender cuando hablamos de “lo maya”. Existen dos significados posibles.

Por un lado, podemos referirnos con este término a los grupos que habitan la región y comparten una serie de rasgos físicos que los identifica.

Este concepto es puramente biológico. En otro sentido, podemos considerar “lo maya” como un conjunto de rasgos culturales que se presentan en un periodo y un espacio determinados, formando lo que llamamos un complejo cultural.

Aunque en un momento dado pueden corresponder las dos definiciones, es decir, un grupo con características físicas mayas haya sido portador de una “cultura” maya, nosotros definiremos “lo maya” a partir de los restos materiales al referirnos a ellos.

La bóveda salediza o arco falso en los edificios, el complejo estelaaltar, la presencia de inscripciones jeroglíficas y un sistema de registro numérico por posición utilizando ampliamente el cero, son algunos elementos indicadores a partir de los cuales podremos reconocerlos.

Origen de la Civilización Maya en Campeche

Por lo que sabemos hasta la fecha, los grupos que colonizaron las tierras bajas mayas fueron influidos de una manera indirecta por la cultura olmeca o de La Venta, considerada la primera civilización mesoamericana que se desarrolló en las planicies costeras del sur de Veracruz y del norte de Tabasco, entre
los años 1,400 y 400 a. C.

Se le denomina “cultura madre” debido a la influencia que ejerció en todo el ámbito del sur de México y parte de Centroamérica.

Particularmente en Chiapas aportó diversos elementos culturales a grupos autóctonos, lo que dio lugar al surgimiento de un complejo cultural conocido como Izapa, nombre de su sitio de origen. Ahí encontramos estelas y altares con representaciones de clara influencia olmeca que, a la vez, constituyen un antecedente de los rasgos propiamente
mayas. Es pues, la cultura de Izapa un puente que conecta a estas dos grandes tradiciones culturales.

A pesar de lo anterior, no podemos considerar esta herencia como único impulso para el surgimiento de la civilización maya, ya que no explica los mecanismos internos que provocaron la conformación de un complejo cultural, que rebasó por mucho los logros olmecas.

Se han planteado al respecto diversas hipótesis atribuyendo, por ejemplo, el surgimiento de la civilización al hecho de que algunos grupos ocuparon las regiones más fértiles o ricas en recursos, mientras que otros vivieron en territorios de difícil o casi imposible explotación.

Esta situación colocó en ventaja a los primeros y propició su mayor desarrollo y un consecuente control sobre los menos favorecidos. Un factor complementario a este planteamiento sería la utilización de la fuerza para apropiarse y sostener el dominio sobre áreas claves, es decir, el estado de guerra como acelerador de la integración social de los grupos, ya que la necesidad de defensa obligaba a las comunidades a organizarse internamente de una manera más efectiva.

Otros investigadores atribuyen el surgimiento de la civilización al comercio a larga distancia. Proponen la existencia de dos zonas en las tierras bajas mayas mencionadas como “nuclear” y “periférica”, respectivamente.

La zona nuclear se vio obligada, para mantener su predominio y asegurar los productos básicos de que carecía, a desarrollar productos locales para intercambiarlos por ciertos bienes de lujo, lo que favoreció las transformaciones institucionales.

Consideramos que todas las hipótesis arriba planteadas tienen algo de razón, y de hecho diversas causas debieron provocar el surgimiento de la civilización maya. Tanto influencias externas, como factores de dinámica interna debieron contribuir de alguna forma a la materialización de un complejo cultural de alto nivel.

El Horizonte Clásico se caracteriza por su intensa regionalización, en la cual los grupos que ocuparon prácticamente todo el área comenzaron a desarrollar múltiples rasgos que los diferenciaron de sus vecinos.

Esta individualización de la cultura se desarrolló sobre una base de elementos comunes que permite identificar lo maya más allá de las diferencias regionales. El complejo estela-altar, la bóveda salediza o arco falso y la escritura jeroglífica son algunos de los rasgos, ya mencionados arriba, que nos servirán de indicadores para definir su presencia.

Historia de Campeche – Los primeros asentamientos

Los indicios más tempranos de ocupación humana, en Campeche, se remontan a fines del Preclásico Medio, hacia 550 a. C. Durante esa época, la región de las tierras bajas mayas experimentó diversos movimientos migratorios que llevaron de sur a norte a núcleos importantes de gente, quizá para colonizar regiones hasta ese momento vacías.

Este movimiento seguramente tuvo como causa un crecimiento de la población que obligó a buscar nuevas tierras. Encontramos evidencias de ello en sitios como Becán, Edzná, Dzibilnocac, El Aguacatal y Tixchel.

Becan CampecheBecán. Hacia el año 600 a. C., llegaron a la región de Becán grupos de agricultores que utilizaban el sistema de roza-tumba-quema y que poseían una cerámica llamada Chicanel. Aunque esta migración debe haber abarcado todo el sur de Campeche, la evidencia que tenemos se circunscribe a Becán y sitios aledaños.

Se han encontrado bajas plataformas rectangulares y redondas, así como bases piramidales soportando plataformas simples, las cuales, a su vez, tenían superestructuras de un solo cuarto con muros en parte de mampostería o de piedra y con techos de material perecedero.

Estas plataformas tenían escaleras remetidas, esquinas redondeadas y con frecuencia encontramos superficies pintadas de rojo; asimismo, patios pavimentados con estuco. Algunos de estos edificios formaron parte de plazuelas, mientras que otros parecen haber tenido funciones que van más allá de lo residencial.

La cerámica producida presenta una estrecha filiación con el asentamiento maya del sur, como Uaxactún y Tikal. Fueron hallados diversos tipos cerámicos que se identifican totalmente con los de aquellas ciudades y que presentan características de rojos pulidos, negros y cremas.

Toda la arquitectura correspondiente a este periodo se encuentra actualmente sepultada bajo edificios posteriores. Solamente las excavaciones arqueológicas han permitido conocerlas.

Dzibilnocac Campeche

Dzibilnocac. Se ubica a unos 20 km al norte de Becán, en la región conocida como los Chenes y justo bajo la moderna población de
Iturbide. Este sitio remonta sus orígenes hacia la parte final del Preclásico Medio (480 a. C.). En los niveles inferiores se encontró una cerámica muy relacionada con el tipo sureño conocido como Mamón de Uaxactún, perteneciente al Petén guatemalteco.

Los vestigios más tempranos se reducen a un piso de lodo, aunque para los últimos 300 años a. C. la ocupación comprendió prácticamente todo el sitio.

Se han localizado tanto plataformas habitacionales como algunas otras que sugieren utilidad ceremonial.

La cerámica nos indica que para esa época hubo contacto con diversos sitios del norte de la península, como Acanceh, Yaxuná, Maní y
Dzibilchaltún, entre otros.

Edzná CampecheEdzná. Es un sitio ubicado a unos 55 km al sureste de la ciudad de Campeche. El valle en el cual se encuentra asentado presenta restos de ocupación desde el 400 a. C., en la fase llamada Malecón, prácticamente ya dentro del Preclásico Tardío.

Se ha identificado originalmente una comunidad aldeana con un nivel demográfico muy bajo. Construyeron simples plataformas sobre
las que se asentaban casas fabricadas de material perecedero. La cerámica que producían dista mucho de ser primitiva. Tenía una gran filiación con la del sur de las tierras bajas.

El análisis lítico de Edzná nos ha permitido identificar la existencia de una red de intercambios a larga distancia, ya que la fuente de origen de la obsidiana, en este periodo, se encuentra en San Martín jilotepeque, en Guatemala. En esta red de intercambios se encontraría también Tikal, en Guatemala; Barton Ramie, en Belice y Dzibilnocac, en Campeche.

Para el año 250 a. C., la comunidad creció considerablemente; se han detectado pequeñas plataformas con superestructuras de material perecedero o con muros de piedra sin trabajar, unidas con lodo. Se construyeron además estructuras no residenciales hasta de 10 m de altura y 40 m de diámetro. La estructura 343-23 o el Anexo de los Cinco Pisos, presenta una fase temprana correspondiente a esta época.

El aumento demográfico se manifiesta en la amplitud de la presencia del material cerámico. El grupo conocido como “La Vieja” fue ocupado principalmente durante el Preclásico Tardío. De hecho, una amplia y larga calzada unía al complejo arquitectónico con los inmuebles monumentales del núcleo o sector sureste.

Para el final de la fase Malecón (100 a. C.) se inició la construcción de un enorme complejo hidráulico que tenía multitud de canales, de los cuales el más grande medía 12 km de longitud, además de diversos depósitos para agua. Por todo el sitio se encontraron montículos asociados a los elementos hidráulicos, con materiales correspondientes
a esta época.

La obsidiana de ese tiempo procedía de dos sitios en Guatemala: San Martín Jilotepeque y El Cayal.

El Preclásico Tardío fue, entonces, de gran dinamismo en Edzná. Además del gran aumento de población registrado, la comunidad se hizo más compleja. Surgió una clase diferente, capaz de dirigir grupos humanos en la construcción de obras públicas, así como controlar el comercio a larga distancia.

Existía una gran interacción con las tierras bajas del sur.

La costa. Los primeros asentamientos costeros de Campeche parecen ser el resultado de dos corrientes migratorias.
El suroeste fue ocupado por grupos procedentes directamente de las tierras bajas mayas del sur, mientras que en la costa norte los grupos procedían del interior de la península.

Los sitios más representativos de la costa sur son Aguacatal, Xicalango y Tixchel.

Los primeros habitantes de Aguacatal llegaron entre 300 y 100 a. C., y eran portadores de una cultura avanzada, con edificios templo y una cerámica tipo Chicanel. Existen múltiples sitios costeros con habitación, durante el Preclásico Tardío. Eran comunidades agrícolas, aunque parte de su subsistencia se basaba en la explotación de los recursos marinos.
Por otro lado, la mayoría de los sitios tempranos de la costa noroeste de Campeche fueron basureros y depósitos de concha. Eran comunidades de subsistencia.

La extracción y comercialización de la sal fue la actividad principal de estos grupos, en los lugares donde fue posible su explotación. En esta parte de la costa, los asentamientos más importantes surgieron durante el periodo Clásico. En el Preclásico Tardío los asentamientos fueron mínimos.

Existen, desde luego, muchos otros sitios arqueológicos en Campeche que, sin duda, tuvieron sus inicios durante el Preclásico Medio y Superior, pero debido a la falta de exploración, nuestros conocimientos son escasos. Podríamos nombrar a Calakmul, Hormiguero y Río Bec, en el sur; El Tigre, en el suroeste; Dzibilnocac y Tabasqueño, en el centro, y Jaina, en la costa norte.

Podemos visualizar el final del Preclásico Medio y el Tardío como periodos de una gran dinámica, en los cuales hubo un aumento general de las poblaciones, posiblemente con presiones demográficas que habían de catalizar la organización política y los enfrentamientos armados.Eran comunidades portadoras de una agricultura extensiva e intensiva, así como poseedoras de una cerámica perteneciente a la esfera Chicanel.

Sabemos que para esa época ya existía un sistema de comercio que permitía el intercambio de ciertos productos entre comunidades del sur y del norte.

Este esquema cultural, correspondiente al nivel aldeano y que se generalizó en todas las tierras bajas, pronto fue superado por algunas comunidades cuyos dirigentes lograron organizar al grupo para realizar obras públicas.

Así comenzaron a surgir, al final del Preclásico, sitios como Becán, Edzná, Dzibilnocac y Aguacatal, que en unos pocos siglos multiplicaron su control territorial para alcanzar niveles de civilización.

Fuente:
 ESTE CONTENIDO ES UNA TRANSCRIPCIÓN DEL LIBRO "HISTORIA MÍNIMA DE CAMPECHE" Colección "Lic. Pablo García" Publicado por el Gobierno del Estado de Campeche en su segunda edición del 1999. La revisión y actualización de este libro estuvo a cargo de: Lic. José Manuel Alcocer Bernés, Arqlogo. Antonio Benavides Castillo y Lic. Gaspar Cahuich Ramírez.

Historia de Campeche – El medio Físico

El estado de Campeche, con una extensión total de 56,858.84 Km2, es una de las tres entidades que conforman la Península de Yucatán. Su división política está integrada por once municipios los cuales son: Calakmul, Calkiní, Campeche, Candelaria, Carmen, Champotón, Escárcega, Hecelchakán, Hopelchén, Palizada y Tenabo; su población total es aproximadamente de 642,516 habitantes. Desde el punto de vista físico, Campeche se encuentra en una posición de transición entre la selva tropical del Petén guatemalteco y la selva baja caducifolia del extremo norte de la península. Para los fines del presente estudio hemos dividido el área total del Estado en tres grandes zonas: norte, suroeste y sureste.

Zona Norte. Comprende el extremo septentrional del Estado. Su límite sur sería una línea imaginaria que pasa por Seybaplaya, Edzná e Iturbide; sus límites oriente y norte, el estado de Yucatán y el lindero poniente, el Golfo de México. La zona norte llegó a poseer, como
vegetación primaria, una selva mediana caducilia; aunque en la actualidad sólo encontramos algunas manchas residuales, ya que prácticamente ha desaparecido por los campos de henequén y el desarrollo urbano. La fauna, que originalmente era menos variada y que se componía casi exclusivamente de mamíferos menores, además de algunos felinos y reptiles e insectos y aves como el pavo de monte, ha sido casi extinguida ante el avance del hombre y la desaparición del
ambiente natural.

La zona norte comprende los municipios de Champotón, Tenabo, Hecelchakán, Calkiníy Hopelchén.
Existe una franja costera en el extremo noroeste que posee un clima semiárido, con vegetación xerofítica, y que en algún tiempo ofreció recursos salineros.

Zona suroeste. Incluye básicamente los municipios de Palizada, Carmen, Candelaria y Escárcega. Geológicamente está conformada por calizas que datan del Pleistoceno Reciente, de carácter marino y costero aluvial.

La flora corresponde a una selva alta perennifolia con árboles como el kanxaan o sombrerete (Terminalia amazonia), el mahats o maca blanca (Quararibea guatemalteca), el cedro (Cedrela odorata), la caoba (Swietenia macrophylla) y también abundan los bejucos. La fauna básicamente es la misma que en la zona sureste; Koeppen clasifica el clima como tropical con lluvias todo el año.

Todos los ríos, excepto el Champotón, y lagunas que posee Campeche se concentran en esta zona: Palizada, Chumpán, Candelaria, Mamantel, que desembocan en la Laguna de Términos; además del
Río San Pedro, que es un brazo del Usumacinta y que desemboca en el Golfo de México.

Zona sureste. Por el sur colinda con Guatemala; por el este, hasta Quintana Roo; por el oeste, aproximadamente hasta el municipio de Escárcega; y por el norte, hasta una línea imaginaria que une los poblados de Iturbide, Tixmucuy y Seybaplaya. Comprende el municipio de Calakmul, la parte sur de Hopelchén y el oriente de Escárcega. Desde el punto de vista geológico corresponde a rocas calizas de origen marino que datan del Mioceno. La flora corresponde a una selva tropical mediana o alta subperennifolia, con abundancia de árboles de zapote, ramón y caoba, entre otras variedades. La fauna es muy abundante e incluye venado, puerco de monte o pécari, diversas especies de felinos como jaguar, puma y ocelote. También hay múltiples mamíferos menores, como el armadillo, y aves, como el pavo de monte, el faisán y el tucán.

Asimismo, son muy comunes las serpientes, como la cascabel, la nauyaca o cuatro narices y la coralillo.

El clima de esta zona es tropical lluvioso, con precipitaciones monzónicas en verano, mientras que en su parte central varía hacia un clima tropical lluvioso de sabana.

Relieve. Campeche forma parte de la gran laja caliza que es la Península
de Yucatán; constituye, en general, una planicie ligeramente ondulada con una suave inclinación que desciende de sur a norte, aunque vista en detalle se encuentra dividida en dos partes.
Al sur sobresale la meseta de Zoh Laguna, que se eleva unos 300 m.s.n.m. y desciende al este y al oeste por medio de bruscos escalones.

Hacia el sur se une con la planicie del Petén, que es una zona de ondulaciones o bajas colinas, entre las que se encuentran grandes bajos o akanchés. Estas bajas colinas se prolongan por Escárcega hasta la costa y entre la ciudad de Campeche y Seybaplaya.

La elevación mayor del norte de la península es la llamada “sierrita”, que constituye un declive brusco entre los lomeríos campechanos y las planicies bajas de Yucatán. Tiene alturas que van de los 100 a los 1 70 m, pero en Bolonchénticul alcanza hasta 250 m.

Esta cadena de colinas forma una “V” con el vértice hacia el norte, muy cerca del pueblo de Muña, Yucatán. Un brazo se dirige al suroeste y va perdiendo altura hasta terminar en la costa al suroeste de la ciudad de Campeche, en las alturas de Lerma. El otro brazo es la llamada “sierrita de Ticul”, que se dirige hacia el pueblo de Xul, en donde se divide en dos y se pierde en Quintana Roo.

mapa-campeche-68993

Fuente:
 ESTE CONTENIDO ES UNA TRANSCRIPCIÓN DEL LIBRO "HISTORIA MÍNIMA DE CAMPECHE" Colección "Lic. Pablo García" Publicado por el Gobierno del Estado de Campeche en su segunda edición del 1999. La revisión y actualización de este libro estuvo a cargo de: Lic. José Manuel Alcocer Bernés, Arqlogo. Antonio Benavides Castillo y Lic. Gaspar Cahuich Ramírez.

Cenotes de Miguel Colorado en Champotón

Miguel colorado es una comunidad cercana a Escárcega y si deseas una experiencia maravillosa debes visitarlo, en todo momento estarás en contacto cercano con la naturaleza.

La zona es hábitat de una amplia variedad de fauna como el pavo ocelado, hocofaisán, chachalaca, loros, tucán, leoncillo, jaguar, armadillo, mono, jobo; frutales como la anona, guaya, zaramullo, entre otros.

También podemos encontrar caprichosas formas naturales como los cenotes, aguadas, lagunas y la increíble cueva de los murciélagos K41 donde habitan especies insectívoras, que consumen miles e insectos plaga en una sola noche, disminuyendo el impacto de los insectos sobre los cultivos.

Traslado al K41

Así se le denomina a un mágico lugar; a lo lejos parece una simple colina, muy cónica, que al ascender a su cúspide podrás observar una oquedad a manera de tiro, que desciende por mas de 100 m, en cuya base hay una laguna y el paso de un río subterráneo. Pero lo más apasionante de este lugar, no es su conformación morfológica, sino que en este sito viven cientos de miles de murciélagos.

El K41 es el segundo sitio en importancia en el sureste de México, donde se aglomeran gran cantidad de murciélagos.

En nuestra zona tenemos una conformación particularmente rara: los cenotes secos. En épocas anteriores fueron cenotes tradicionales, sin embargo por algán motivo, el nivel freático en estas zonas ha bajado, y estos cenotes permanecen sin agua superficial. Estas estructuras han servido para el asentamientode diversas plantas que generan frutos que resultan un manjar para los monos.

De ahí que en estos cenotes podemos avistar, no solamente a esos animales, sino a muchos otros que conforman este tipo de comunidades.

¿Dónde está Miguel Colorado?

Se localiza a sólo una hora y cuarenta y cinco minutos de la ciudad de San Francisco de Campeche y a una hora de la ciudad de Champotón, cercano al poblado de Miguel Colorado. El intrincado sendero llega hasta su orilla y allí el paisaje te fascinará, su cuerpo de agua de 250m está rodeado por paredes de roca de más de 80 metros de alto cubiertas de árboles que se reflejan en el agua de un profundo color verde.

En definitiva es un lugar que es impresionante a la vista, que te permitirá hacer una travesía deslizándote por la tirolesa en todo el diámetro del cenote, practicar el kayakismo, dar caminatas por sus alrededores, contemplar la fauna autóctona en sus diversos miradores que han sido acondicionados para el disfrute de los visitantes.

Recomendaciones generales

  • Lleva ropa cómoda.
  • Lleva repelente para insectos.
  • Si nadarás lleva una toalla para secarte y traje de baño.

Actualizar OpenSSL en Directadmin contra Heartbleed (CVE-2014-0160).

Como habrán escuchado existe una vulnerabilidad en OpenSSL el fallo está en una función encargada de gestionar mensajes Heartbeat.

Estos mensajes son llamados keep-alive: es una forma de decirle al servidor que sigues conectado y que no cierre la conexión. El mensaje que mandes puede tener una carga o contenidos (payload), como pueda ser la fecha en la que se ha enviado. El servidor recibe ese mensaje y responde al cliente con esa misma carga. Este tipo de esquema “te paso algo y me respondes con lo mismo” y no es exclusivo de TLS: en los paquetes de ping, por ejemplo, también se pueden incluir datos para así calcular cuánto tarda el servidor en responder.